Llegué a Nuestra Señora de las Nieves en el verano de tercero de Medicina con 21 años,  llegué por  una amiga que tenía un tío psiquiatra, me abrió las puertas, me acogió y junto a él me acerqué por vez primera a la locura. Un verano agradable donde durante unos dos meses estuve yendo desde mi  pueblo a Vitoria de Lunes a Viernes en un seiscientos, al ir por la mañanita temprano llegaba en media hora, al volver tardaba casi hora y cuarto pues con el calor del mediodía el coche se calentaba e invariablemente debía parar a la sombra de un puente.

Aquellas mañanas  junto a aquel psiquiatra el Dr. Bruno Rueda, al que nunca agradeceré lo suficiente haberme acogido como estudiante, resultaron decisivas, fue como entrar en un mundo donde uno siempre quiso estar. Todo novedad, todo extraño y sin embargo atrayente. Al finalizar aquel verano no tenía ya la menor duda: quería ser psiquiatra.

8 mayo, 2016

Aquel verano del 81

Llegué a Nuestra Señora de las Nieves en el verano de tercero de Medicina con 21 años,  llegué por  una amiga que tenía un tío psiquiatra, me […]
18 abril, 2016

El Manicomio

Era un edificio bonito, reflejaba en su fachada el paso del tiempo, aunque parecía que este se detenía en su puerta, llevando a quien entraba a un […]
18 abril, 2016

El comienzo

Hace muchos años, sin tener claro aún qué podía hacer me acerqué al manicomio de Nuestra Señora de las Nieves en la ciudad de Vitoria (Alava), […]
18 abril, 2016

Hola

Comienzo a escribir y hasta donde me lleve.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies